lunes, 20 de septiembre de 2010

"El hombre que se esfumó", de Maj Sjöwall y Per Wahlöö


He llegado este verano al matrimonio sueco formado por Maj Sjöwall y Per Wahlöö, de los que se puede decir que son prácticamente los Adán y Eva de la novela negra nórdica. Y son un buen descubrimiento. La pareja, ambos periodistas, ambos comunistas declarados, escribían por la noche en casa después de acostar a sus hijos. En 1965 publican su primera novela, “Rosseanne” y en 1966 la segunda, “El hombre que se esfumó”, que son los dos primeros hitos de una serie de diez, cuyo protagonista es el inspector de policía Martín Beck, un hombre tranquilo al menos en este libro y claro predecesor del gran Wallander.



“El hombre que se esfumó” transcurre en gran parte en Budapest en los años sesenta, lo que lo hacía especialmente interesante para mí, dada mi afición a los países del Este europeo. En el primer día de sus vacaciones de agosto, el inspector Beck recibe el encargo de investigar la desaparición del periodista sueco Alf Matsson, que fue visto por última vez en la capital húngara. En Budapest iniciará una tediosa y complicada investigación, con la intervención esperada de la policía local. Al final, como en muchas ocasiones, nada es lo que parece.


El libro está muy bien construido y el personaje del inspector es sólido. Describe muy bien tanto la ciudad como el carácter de los personajes y el final está muy bien resuelto. Añado al plan infinito en primer lugar “Rosseanne” y luego el resto de la serie.





Os dejo un enlace al excelente blog de Alicia Silver, "Mis detectives favoritos", que para mí y para muchos más, se está convirtiendo en una de las referencias imprescindibles en español:

http://detectivesdelibro.blogspot.com/2009/09/martin-beck-per-wahloo-y-maj-sjowall.html


1 comentario:

Isabel Romana dijo...

Tomo nota de esta pareja. Debe ser un tantito complicado escribir a cuatro manos una novela, más todavía si media, como en este caso, una relación sentimental. Besos, querido amigo.