miércoles, 23 de septiembre de 2009

"Verano en el lago", de Alberto Vigevani


"Chi è stato, anzitutto, Alberto Vigevani? Non posso che rispondere: un poeta, anzi: un poeta che ha scritto romanzi"

Este es otro delicioso librito de Editorial Minúscula. Alberto Vigevani (1918-1999) es un extraordinario escritor y editor milanés, apenas conocido y editado en España. Amigo de gentes como Calvino, Einaudi o Mondadori, esperemos que esta primera muestra de su escritura anime a nuevas ediciones en el futuro. Y como recojo en la frase inicial, Vigevani es por encima de todo un poeta, un poeta que ha escrito novelas.

Como escribe Vigevani en las páginas finales del libro, "El verano había sido distinto a los anteriores : las últimas vacaciones de la infancia."

Este "Verano en el lago", transcurre por supuesto en el lago Como, el lago elegante y plácido de los milaneses, y es de nuevo, como tantas otras obras, un relato de fin de infancia y despertar de la adolescencia. De tránsito del paraíso infantil al inicio de los deseos y de la irrupción de todas las dudas y los interrogantes sobre la propia vida. Y por supuesto , del inicio de la presencia del amor, aún en formas inmaduras, mezcla de puro deseo y de enamoramiento platónico, admirativo, y también de nuevas formas de amistad pero también de soledad. En este caso, en forma incipiente la atracción sexual con la criada Emilia y el amor bucólico, platónico, con la madre de Andrew.


Pero sobre todo, lo que hace memorable este "Verano en el lago" es la elegancia de su escritura. Tanto en la descripción de los personajes como en la delicadeza en la expresión de los sentimientos. Por no hablar de la perfecta descripción de los paisajes, que reflejan una placidez y belleza absolutamente perfectas.


No es fácil seleccionar fragmentos que hagan justicia a lo que querría decir, pero a lo mejor algunas frases, que ni siquiera estoy seguro de que sean las más adecuadas, pueden dar alguna idea de ese estilo pausado y elegante:

"Estaban todo el día juntos. El cielo era ahora de un azul delicado."
"Apenas retenía de todo ello impresiones, imágenes bellas: los fuegos, las luces despertaban en su ánimo la ávida aspiración a formas serenas, a encantos sin peso, a un viento limpio que barriera la confusión del verano, las ambiciones insatisfechas, la languidez de los ojos negros de Emilia. Le hacía compañía la barca: ligera y pintada de blanco, el palo esbelto, las poleas tensando las jarcias, a Giacomo le parecía el espejo empequeñecido de sus deseos, mientras se balanceaba en la ola que una motora arrojaba contra el espigón del Lido. Contemplaba el esforzado afán del agua en el fondo de cantos grises, entre los cuales, palideciendo, se afilaba alguna esquirla de ladrillo. Lo sacaban así de su ensimismamiento el grito de un niño, una llamada, las explosiones de un motor fueraborda. En la curva del paseo, tras las frondas de los tilos, aparecía la proa de una embarcación blanca que doblaba hacia la otra orilla, dejando una estela que se cerraba poco a poco."

"Las manchas de los árboles se alargaban, perezosas aún, sobre la hierba."

"El lago estaba claro, tenues luces acariciaban los jardines, las cortinas festoneadas de las villas; penetraban por entre las copas de los pinos en las pendientes con bancales; repiqueteaban en los cristales de los grandes invernaderos que parecían pabellones, con los armazones de hierro pintados de blanco y los tejados adornados con agujas. Sobre Bellagio corrían nubes indolentes."

"De las vacaciones guardaba impresiones tan vivas que no parecían formadas por recuerdos, sino ventanas de luz abiertas al futuro."

Para acabar, me gustaría señalar en especial la excelente traducción de Francesc Miravilles, que ha sabido mantener o incluso quién sabe, mejorar, la dulzura del texto original.



Links: Al a página sobre el autor en la wikipedia, en italiano: http://it.wikipedia.org/wiki/Alberto_Vigevani

2 comentarios:

Jose Ignacio Escribano dijo...

Lo incluyo en mi lista de lecturas pendientes. Muchas gracias.

Isabel Romana dijo...

Precioso. Vere de encontrarlo en italiano. Besos, querido amigo, y muchas gracias por tus palabras tan afectuosas.