domingo, 6 de septiembre de 2009

"Las rosas de piedra", de Julio Llamazares



Julio Llamazares es para mí uno de los mejores escritores españoles actuales. Tengo un recuerdo inolvidable de libros como "Luna de lobos" o "Escenas del cine mudo". Pero en particular, me impactó enormememente "La lluvia amarilla", donde cuenta la historia del último habitante de Ainielle, un pueblo del Pirineo Aragonés.

Llamazares publica ahora lo que ha sido un empeño personal desarrollado a lo largo de caso siete años, y al que aún le quedan casi otros tantos para terminar: dejar memoria del estado actual de las catedrales de España, las rosas de piedra a las que alude el título. Tarea que posiblemente nadie pueda hacer mejor que un leonés, al que según confiesa, marcó profundamente su primera visita a la catedral, de la mano de su padre.

El libro, que constituye la primera parte del proyecto, abarca las catedrales de la mitad norte de España, y está estructurado en pequeños capítulos de unas 20-25 páginas. Empieza, como tal vez no podría ser de otra manera en un proyecto concebido como peregrinación laica, por la Catedral de Santiago de Compostela. El enfoque es el del libro de viajes, que en el estilo personal de Llamazares, va mucho más allá de la descripción artística o arquitectónica, ya que también nos presenta, en breves dialógos o pinceladas, buena parte del entorno de las iglesias. Paisaje y paisanaje. Y lo mejor, es que se nota el cariño hacia lo que se describe, hacia los mundos escondidos o refugiados entre las paredes de piedra.

No hace falta leerlo de un tirón, aunque se puede, porque está maravillosamente escrito. Puede que al contrario, como mejor se disfrute, es utilizándolo como verdadera guía de viaje, a modo de Rayuela itinerante, a pequeños retazos, leyendo el fragmento antes de entrar en cada catedral, y releyéndolo después. Doy fé de haberlo hecho este verano en Galicia, en Santiago y en Tui, (la literatura y la vida), y de que el libro ayuda a entender , mucho mejor que las guías oficiales, aquello que no se vé de entrada, el alma de la catedral y de la ciudad en la que se ubica.

Ojalá no se demore demasiado el segundo volumen.





Links: A una lectura curiosa sobre "La lluvia amarilla", y el fenómeno de peregrinación a Ainielle que ha generado la novela: http://www.serrablo.org/revista/127/una_lectura_de_la_lluvia_amarilla


A un resumen del libro y una entrevista con el autor: http://www.raultristan.com/2008/05/31/las-rosas-de-piedra-de-julio-llamazares/

5 comentarios:

Antonio dijo...

Lo he leído este verano y me ha gustado, aunque, como dices, quizá no es buena idea leerlo de un tirón (confieso que me he saltado alguna página en exceso descriptiva). Esperemos que en sucesivas entregas siga apareciendo el mejor Llamazares.

Jose Ignacio Escribano dijo...

Un blog muy interesante.
Un saludo

Isabel Romana dijo...

Tomo nota de este nuevo libro de Llamazares. Hace un par de años asistí a una conferencia suya y me dejó completamente subyugada con su palabra. Saludos cordiales.

Gww dijo...

Escuché la entrevista que hicierpon al autor en una radio al poco de salir el libro y lo había olvidado desde entonces. Tu comentario me lo ha recordado y es que los libros que mezclan viaje, historia, observaciones, etc, son una debilidad.

Espero que pueda completar el empeño con esa segunda parte.

Saludos.

Antonio dijo...

Ahora mismo estoy en plena lectura de esta obra y lo estoy haciendo como se me recomienda: a pequeños sorbos, como el buen vino. Para alguien como yo que ha tenido la suerte de visitar casi todas las catedrales que se citan en la obra, es como una vuelta al pasado. Es una pena no haber tenido el libro en mis manos cuando visité Tuy, Mondoñedo o Solsona.

Ardo en deseos de conocer la visión de Llamazares sobre las preciosas Catedrales que tenemos en Andalucía.