miércoles, 28 de diciembre de 2011

"El mapa y el territorio", de Michel Houellebecq


He leído varios libros de Houellebecq, el pretendido "enfant terrible" de las letras francesas, y siempre acabo con la misma sensación. Por un lado me gusta como escribe, tiene una prosa bastante fácil y un modo de contar que atrapa bastante, no aburre. Por otro, los temas que trata son muchas veces de plena actualidad y su punto de vista, al menos es inteligente. Pero a la vez, te quedas con una cierta sensación de vacío, de divertimento intelectual, menos profundo de lo que aparenta. Al final, no acabo de saber si me ha gustado realmente o no. En este caso me ha vuelto a pasar.

"Si Jed Martin, el protagonista de esta novela, tuviera que contarles la historia, quizá comenzase hablando de una avería del calentador, un 15 de diciembre. O de su padre, arquitecto conocido con quien pasó a solas muchas noches navideñas. Evocaría a Olga, una rusa a la que conoce al principio de su carrera en la exposición de su obra fotográfica, consistente en los mapas de carreteras Michelin. Después llegará el éxito mundial con la serie de «oficios», retratos de personalidades de todos los sectores. También referiría cómo ayudó al comisario Jasselin a dilucidar un caso criminal atroz. Al final de su vida, Jed ya sólo emitirá murmullos. El arte, el dinero, el amor, la muerte, el trabajo, son algunos de los temas de esta novela decididamente clásica y abiertamente moderna."

"El mapa y el territorio" acaba de ser elegido como uno de los diez mejores libros del año según "Babelia", además de haber ganado el Goncourt francés. Es una aproximación irreverente y creativa al menos al mundo del arte y la creación contemporánea, aunque de paso toca bastantes más temas. Tiene una primera parte excelente, bien construída y contada. Pero la segunda parte resulta excesiva y poco creíble, asesinato incluído. Así que de nuevo me vuelvo a quedar con la sensación ambigua de la que hablaba al principio. Por una parte me ha gustado pero por otra me ha resultado un poco cargante. Pero seguro que cuando se publique un nuevo Houellebecq volveré a caer.


3 comentarios:

Pedro J. Sabalete dijo...

He tenido varios libros de él en la mano, recelé leerlos por si era otro producto más de la publicidad literaria. ¿Me recomendarías uno para acercarme a su universo?

Golem dijo...

Del autor he leído "Plataforma", "Las partículas elementales" y este último. Casi te diría que si te animas empieces por éste. Pero después de ver tus páginas (que me han gustado mucho por cierto), no estoy seguro de que ni su estética ni su ética te gusten.

Saludos y Feliz Año.

manipulador de alimentos dijo...

Houllebecq siempre vuelve a los mismos temas pero el aura de vacío vital se encarna en 'El mapa y el territorio'como nunca, incluyendo su propio asesinato...