sábado, 24 de diciembre de 2011

"Cuento de Navidad", de Charles Dickens




Como el año que viene es el bicentenario del nacimiento de Charles Dickens (7 de febrero de 1812), he vuelto a leer estos días el "Cuento de Navidad". Aunque realmente, después de acabarlo, no estaba seguro de haberlo leído antes o si es que hacía tanto tiempo que sólo me quedaban las líneas generales, pasadas por el tamiz de las adaptaciones infantiles o para el cine. He descubierto mil detalles nuevos, una prosa extraordinaria, una modernidad asombrosa, inesperada, y un enorme sentido del humor. Hay que leerlo sin falta, y más en estos tiempos. Y como muestra algunos fragmentos:


"Sólo consiguió comprobar que continuaba una niebla y un frio muy intensos y que no se oía ruido de actividad de gente alarmada, como se habría escuchado ineludiblemente si la Noche hubiese derrotado al claro Día, tomando posesión del mundo. Era un gran alivio porque si no hubiera días que contar lo de «a tres días de esta primera de cambio, pagaré al señor Ebenezer Scrooge o a su orden...etc.» se habría convertido en papel mojado, como los pagarés de los Estados Unidos."


"Por el aire se movían sin descanso, de un lado a otro, numerosísimos fantasmas que gemían al pasar. Todos llevaban cadenas como las del fantasma de Marley; unos cuantos (tal vez gobiernos culpables) iban encadenados en grupo; ninguno estaba libre de cadenas."


"Cierto también que Scrooge tenía tan poco de eso que se llama fantasía como cualquier hombre en la City de Londres, incluyendo -que ya es decir- la corporación municipal, los concejales electos y los miembros de la Cámara de Gremios."


"¡Felices Pascuas! ¡Y dale con Felices Pascuas! ¿Qué son las Pascuas sino el momento de pagar cuentas atrasadas sin tener dinero; el momento de darte cuenta de que eres un año más viejo y ni una hora más rico; el momento de hacer el balance y comprobar que cada una de las anotaciones de los libros te resulta desfavorable a lo largo de los doce meses del año? Si de mí dependiera -dijo Scrooge con indignación-, a todos esos idiotas que van por ahí con el Felices Navidades en la boca habría que cocerlos en su propio pudding y enterrarlos con una estaca de acebo clavada en el corazón."

Os dejo un link al blog de Elena Rius, a sus Notas para lectores curiosos, que sabe mucho más que yo de Dickens y de su "Cuento de Navidad".


Feliz Navidad, y que su Espíritu dure todo el año.


6 comentarios:

alestedemadrid dijo...

Pues no me parece mala idea volver a Dickens en estos días. Felices Fiestas.

Elena Rius dijo...

¡Feliz Navidad a ti también, Golem! Y gracias por enlazarme. Que tengamos un 2012 lleno de Dickens.

Shorby dijo...

Creo que esta novela la vamos a reseñar unos cuantos jejejeje

Besotes

lammermoor dijo...

UY, no me da tiempo a leerlo para Navidad pero intentaré hacerloo antes de que se acaben las navidades.
(Hace tantísimo que lo leí que probablemente me suceda lo mismo que a tí)

¡¡Feliz Navidad!!

Narayani dijo...

Lo estoy leyendo en estos momento, aunque he de reconocer que no con mucho entusiasmo. Creo que el espíritu navideño no me acompaña (y eso que lo compré con muchas ganas) Espero que me atrape en estos días. Si no creo que lo dejaré para el próximo año...

Un beso y feliz navidad!!

Gww dijo...

Hola!! Durante unos cuantos años leí este libro antes de cada Navidad y siempre quedaba fascinado por esa mezcla de sentimentalismo, crueldad y, como señalas, humor.

El aniversario del 2012 es una estupenda oportunidad para recuperarlo las próximas Navidades.

Un saludo y felices fiestas.