miércoles, 19 de agosto de 2009

"Monstres de pierre", de Jean-Louis Fischer y David Bordes



Hace unos meses me trajo Javier de Francia este precioso regalo que no había tenido oportunidad de leer con tranquilidad. Lo recupero estos días de vacaciones, deteniéndome sobre todo en las magníficas fotografías de David Bordes. El subtítulo de estos maravillosos monstruos de piedra es suficientemente descriptivo: gárgolas, diablillos y otras criaturas. Y el índice es otra guía precisa: Lo humano en cuestíón. Seres híbridos. El hombre devorado. Locos y personajes grotescos. Figuras infernales. Bestiario fantástico. Gárgolas. Dragones. Animales fabulosos. Quimeras. Simbólica del monstruo.

Durante los siglos XIII al XIX, los escultores y arquictectos franceses adornaron sus obras de estos seres inquietantes. En las fachadas de los edificios, y sobre todo en las iglesias, habita un mundo entero lleno de quimeras, dragones, seres mitad hombres mitad animales, locos en situaciones grotescas, sirenas, diablos. Imágenes del Juicio Final, en las que ángeles y diablos luchan para llevarse las almas. Imágenes de castigo para los pecados y premio a las almas justas. Los artistas han dejado vía libre a su imaginación y han dado forma a sus fantasmas.

A través de unas doscientas fotografías, el libro nos sumerge en este universo fantástico y nos acerca a este imaginario medieval, mezcla de ingenuidad y simbolismo, lleno de intención religiosa y a la vez, un poco naif y profano. Las paredes de las iglesias y catedrales francesas están llenas de estos monstruos de piedra, que buscaban impactar de forma visual, a un pueblo mayoritariamente iletrado y crédulo. A modo de cómic, las imágenes explicaban de forma sencilla todo el simbolismo religioso, las escenas bíblicas, el nuevo testamento, el juicio final, el premio y el castigo. Y a la vez, recreaban un universo lleno de componentes mágicos e imaginarios, que ayudaban a crear ese clima especial que sin duda correspondía a los templos religiosos del medievo.

¿Cuales eran las funciones de estos seres monstruosos?. Más allá de los aspectos funcionales de las gárgolas o de las lecturas directas del simbolismo religioso, estos monstruos hacen aflorar, sin duda, los terrores y las angustias más profundas de la humanidad.






París. Catedral de Notre Dame. Hacia 1210. Fachada occidental. San Miguel pesa las almas de los fieles. Los demonios empujan para inclinarla de su lado.

Vezelay. Iglesia de la Madeleine. 1125-1130. Medallón representando una sirena.


Autun. Catedral de Saint-Lazare. S.XII. Detalle del tímpano. Castigos inflingidos a los pecadores. Unas inmensas manos atrapan a un hombre por el cuello.



Conques. Iglesia Sainte-Foy. Hacia 1125-1135.Detalle del tímpano de la facha occidental. Juicio Final. Un diablo empuja a los condenados a la boca de Leviatán, que representa la entrada en los infiernos.



Semur-en-Brionnais. Iglesia de Saint-Hilaire. S. XII. Personaje exhibiendo grandes genitales.



Bourges. Catedral de Saint Etienne. Hacia 1240. Representación del infierno. Los demonios avivan las llamas y arrojan a los pecadores al caldero. Sapos y serpientes atacan a los condenados.



Troyes. Basílica de Saint Urbain. S.XIII. Pequeña gárgola.

Espero que os haya gustado esta pequeña muestra de imágenes del libro.

Pero no hay necesidad de ir tan lejos para descubrir ese bestiario fantástico. Las iglesias y los edificios de España también están llenas de monstruos, si sabemos mirar. Hace un par de años hice un montón de fotos a la Lonja gótica de mi ciudad, Valencia, en la que se pueden descubrir también un montón de pequeños monstruos, dragones, seres híbridos, sirenas mordidas, extrañas gárgolas,... Aunque no alcanzan la calidad de las fotos del libro, os dejo con esta pequeña galería.





































2 comentarios:

Cornelivs dijo...

Woww, ya lo creo que es un tema fascinante...! Siempre me ha intrigado muchisimo el origen de estas figuras de piedra.

Un abrazo...!

SUSANA dijo...

Hay una belleza fiera en estos "monstruos de piedra". El modo en que atraen y repelen a la vez, lo hace un tema -como dice Cornelivs- fascinante.

Muchas Gracias Fab, por compartir este post, también muy rico en fotografías.

Otroooo Gracias Enorme por Elizabeth Siddal!!! me pareció un personaje muy atractivo y por supuesto, comencé la búsqueda de antecedentes. Te mantendré al tanto.

Un abrazo Amigo!