miércoles, 7 de septiembre de 2011

"El hombre del lago", de Arnaldur Indridasson



Sexta entrega de la serie del inspector Sveinsson y cuarto de los títulos publicados en castellano. Siguen faltando los dos primeros que son de los años 97 y 98. Y vamos aún muy por detrás, ya que en islandés hay otros cinco libros más. En inglés por lo menos llevan editados tres posteriores a este hombre del lago, "Artic Chill", "Hypothermia" y el reciente "Outrage". De momento habrá que seguir esperando.

La base de la novela vuelve a ser, como en toda la obra de Indridasson, el pasado, ese país al que siempre se regresa:

"El nivel del lago Kleifarvatn ha ido bajando lentamente después de un terremoto. Al parecer, unas fisuras en el fondo están propiciando el drenaje de las aguas. Un hidrólogo local está estudiando el curioso fenómeno cuando descubre un esqueleto con un agujero en el cráneo y un viejo aparato de radio, con inscripciones en ruso, usado a modo de lastre para que el cadáver no subiera a la superficie. Todo apunta a un asesinato cometido hace bastantes años.

El inspector Erlendur Sveinsson se ocupa de la investigación. Los archivos de personas desaparecidas no le proporcionan datos demasiado fiables, aunque el caso de un vendedor que se esfumó sin dejar más rastro que un Ford Falcon aparcado en la estación, y al que una mujer todavía espera, despierta en él un interés especial. Otra historia, la de un grupo de jóvenes y brillantes estudiantes islandeses que partió, treinta años atrás, a la Alemania del Este controlada por la Stasi, a estudiar en la Universidad de Leipzig y formarse en la ideología comunista, va tomando forma. Erlendur tiene que volver a abrir expedientes cerrados y heridas mal cicatrizadas, hurgando en el pasado —la compleja situación política de Islandia durante la Guerra Fría— y el presente de las personas involucradas en los hechos. La vida de aquellos jóvenes idealistas que partieron a Leipzig ha dado muchas vueltas desde entonces, y el peso de los recuerdos es a veces insoportable. El inspector Erlendur es un hombre curtido por el dolor, implacable cuando se trata de descubrir la verdad, incluso cuando está oculta tras las sombras del pasado."


A mí la novela me ha gustado. Tal vez la construcción es menos policíaca que en títulos anteriores. Pero pese a algunas debilidades en el ritmo, la parte de la novela que se sitúa en el pasado está muy bien hilvanada. La parte más floja en este caso, es el presente, la propia investigación y los aspectos personales del inspector, que pesan menos que en novelas anteriores. Pero en general, mantiene la altura. Sigo pensando que la mejor novela del islandés es "La mujer de verde", pero este hombre del lago es también una buena historia.



1 comentario:

jiescribano dijo...

Espero leerlo pronto, pero todavía lo tengo pendiente. Un saludo.