martes, 2 de septiembre de 2008

"Huye rápido, véte lejos" de Fred Vargas




Siguiendo las pistas de algún compañero de oficio, (gracias JB), he descubierto este verano a Fred Vargas. He empezado un poco sin orden, como con Connelly, pero a veces hay que leer algún libro suelto, probar, y sólo si de verdad te apasionan vale la pena convertirse en adicto. Bueno, pues puedo decir que el comisario Adamsberg pasa a la galería de viejos conocidos a los que habrá que volver una y otra vez. Aunque reconozco que el libro me costó un poco al principio, a medida que entras en la historia y sobre todo en la galería de personajes, me ha resultado enormemente atractivo.


Es importante remarcar lo de los personajes, porque me da la sensación de que, a diferencia por ejemplo de Donna Leon, en el mundo de Vargas la ciudad (París obviamente), ocupa un segundo plano frente a la variedad y personalidad de los actores, principales y secundarios. No quiero decir que la historia podría ocurrir en otro lado, de ninguna manera, porque París esta ahí, y es la que de verdad crea ese ambiente especial del libro. Pero es un marco, no la protagonista. Lo que de verdad le importa a la escritora son la amplia y diversa galería de personajes, entrañables y heroicos, que en la ciudad habitan y sobreviven.


Por un lado los flics, con un Adamsberg bien trazado, intuitivo y sanote, tal vez demasiado positivo (creo que yo particularmente me sigo quedando con el escepticismo no resignado de un Brunetti), pero también del resto del equipo, en particular de un Danglard muy bien resuelto. Pero sobre todo, la gente, los personajes secundarios y los principales. Y en particular, Joss, el viejo y digno marino, y Decambrais, también bretón a la postre, héroes a su manera, verdaderos protagonistas de la historia.


La historia está muy bien construida y resuelta, cosa que últimamente no siempre es fácil. Contar una historia sobre la peste en una ciudad actual resulta apasionante, y máximo si se descubre que no hace tanto tiempo que estuvo entre nosotros, París 1920, sin ir más lejos. La paleoarqueóloga y medievalista que se esconde en la escritora, crea una atmósfera especial, en el que la peste alcanza un protagonismo máximo, para al final llevarnos a la conclusión de que como desde hace siglos, la peor plaga de la humanidad sigue siendo la avaricia.


Continuará.......





Links:


Un artículo sobre la autora, publicado en la principal librería independiente de Burdeos, Mollat:



Una lista de epidemias de peste en la historia, incluyendo las del siglo XXI:
Un link a un libro de Frederique-Audouin-Rouzeau, también conocida como Fred Vargas, sobre ........:


3 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Una autora fascinante de la que creo haber leído ya todos los libros publicados en español. Sus personajes son deliciosos, un poco extravagantes y muy humanos. En cuanto a las tramas, son geniales. Saludos cordiales.

fab dijo...

Gracias Isabel. Me alegra que hayas vuelto. Estoy empezando a leer "Imperium" de Robert Harris, sobre Cicerón. ¿Lo has leído?.

Saludos

Isabel Romana dijo...

Hola fab, la primera parte de "Imperium" me ha fascinado. En cambio, perdí el interés al llegar a la segunda parte, y me he quedado ahí. Espero retormarla un día de éstos. Ya me contarás tú. Saludos cordiales.