domingo, 28 de septiembre de 2008

"House Insignia of Ancient Prague", de Alena Jezcova





Vuelvo a Praga. En una nota anterior hacía referencia al libro de Katerina Beckova "Lost Prague", que trataba de recuperar la memoria de una ciudad perdida. Hoy me gustaría hablar de otro libro que nos trae la imagen de la historia viva que perdura en las fachadas de muchas casas de Praga actual. Se trata de "House Insignia of Ancient Prague", de Alena Jezcova, una recopilación no exhaustiva pero sí muy amplia, de las insignias presentes en edificios históricos de la ciudad. Aunque se han perdido bastantes, la ciudad conserva entre doscientos y trescientos escudos, casi todos ellos en bastante buen estado.

Se trata de una tradición compartida por muchas otras ciudades de la Europa medieval, en las que la insignia se convertía en el punto central de orientación. Por un lado eran referencia de localización evidente y por otra, además, a menudo expresaban algo de la personalidad, profesión o apodo de su propietario. En Praga aparecieron en el siglo XIV y su rápida extensión llevó a que incluso se creara un departamento para regularlas y evitar que se produjeran repeticiones en una misma calle. En 1770 la ciudad adoptó por primera vez un sistema de señalización numérico y las insignias dejaron de tener su función inicial, pero conservaron su valor como tradición artística e histórica.

En las calles de Praga se pueden encontrar leones, caballos, palomas, patos, ranas, elefantes , tigres, rosas, uvas, estrellas, el sol, la luna, violines, anillos, puertas, campanas, alfabetos, sirenas, unicornios, ángeles, caballeros, ...... Vale la pena mirar el libro y descubrir las bellas fotografías que incluye. Pero sobre todo, vale la pena pasear por la ciudad y encontrarlas en las puertas de los edificios de la que sin duda sigue siendo una de las ciudades más mágicas del mundo.

Aquí tenéis una muestra de algunas de las insignias de la Ciudad Vieja (Stare Mesto).






"El tigre dorado"






"La serpiente dorada"


"El pony negro"



"La campana de piedra"





"La rana verde"






"El sol negro"




"La rosa (roja) dorada"




"La estrella negra"





"El águila roja"




"La sirena de piedra"

6 comentarios:

CORNELIVS dijo...

Algunos amigos/as mias han visitado Praga y han vuelto, sencillamente, maravillados de lo bonita que es dicha ciudad.

Ahora con este post tuyo tan lindamente narrado y con estas bellas fotos, compruebo que no solo no me habian engañado, sino que se han quedado cortos.

Creo que el verano que viene voy a tener que hacer una pequeña excursión por allí!

Un cordial saludo!

SUSANA dijo...

Buena y necesaria tarea la de estos autores.
"House Insignia of Ancient Prague", de Alena Jezcova me parece seductor desde el título.
Y mucho más desde que precisaste estas insignias, por cierto, excelentes fotos!

Me dio por pensar sobre esa elección de animales, ángeles, caballeros, objetos etc. Hoy un psicólogo hubiera obtenido un buen perfil del propietario!

Excelente Post!

Muchas Gracias! Un abrazo!

Charles de Batz dijo...

Es una anotación realmente interesante, sobre todo porque nos acerca a la intrahistoria de algo tan peculiar y a la vez tan familiar para nosotros como son esos testimonios de lo que alguien quiso dejar dicho en algún momento y que en el libro que referencias se denomina "insignia".

Lo de la regulación de su uso que mencionas resulta lógica y curiosa. Sin tener realmente demasiado que ver, me recuerda a la que aquí se aplicó en tiempos de los Reyes Católicos a los escribanos, para que emplearan en sus protocolos un número determinada de líneas y palabras por cada una de ellas, con el objeto de que no abusaran en el cobro por uso de papel. Son cosas que ahora se nos escapan, pero que parece que tuvieron su importancia en otros tiempos, aunque ahora no lleguemos a alcanzar el porqué.

Salud

Clarice Baricco dijo...

Interesante libro, ojalá lo pueda conseguir por acá.
Me gustaría mucho conocer Praga, tan solo mencionar la palabra salen suspiros.
Las fotos me gustaron.

Abrazos.

Graciela.

fab dijo...

Gracias por vuestros comentarios amables y por vuestros Blogs. Animan a seguir compartiendo la pequeña experiencia personal.

Por cierto, ahora me doy cuenta de que otra traducción correcta de la palabra inglesa "insignia" es la palabra española "enseña", con la misma raíz latina evidente, y con una mayor cercanía a la idea de escudo.

Gww dijo...

Muy interesante el comentario que haces ya que, efectivamente, en otro tiempo las insignias, enseñas o emblemas sirvieron como localización de las casas y, en muchos casos, tomaban su origen en algún rasgo de la casa o de sus habitantes originales.

Precisamente en Prafga (creo recordar, aunque mi memoria no alcanza) estaba el emblema de los tres violines en la casa en la que vivía un luthier, y creo que en la casa de los faisanes (más o menos) se ubicaba un restaurante afamado por su modo de preparar estas aves. De mis recuerdos de Praga queda la idea de que donde observé más emblemas de este tipo fue en Mala Strana (en la calle principal que sube al Castillo desde el Puente de Carlos IV). Incluso creo recordar que la foto de la campana está en la esquina de un edificio de la Plaza Vieja, al lado del palacio Kinsky....

Qué recuerdos me has traído. En fin, habrá que ir ahorrando -entre esta tormenta financiera que amenaza con ahogarnos- para tomar aliento en Praga. Prometo ser más consciente de estos tesoros que nos has mostrado.

Un saludo.

PD. Para los habitantes de Madrid, la historia detrás de los azulejos que en la zona conocida como el Madrid de los Austrias indican "Visita G" tiene su aquél que mezcla (con menos espíritu artístico y ornamental que en Praga, todo hay que decirlo) la necesidad de ubicar las viviedas (a efectos fiscales) y la picaresca de estos lares.