domingo, 27 de marzo de 2011

"El lejano país de los estanques", de Lorenzo Silva




Vuelvo a estas memorias después de una pausa algo más larga de lo habitual. Mezcla de carga de trabajo y astenia de primavera. He leído bastante y he pasado por vuestras páginas, pero aún no he dejado rastro. Espero controlar esa pereza que de vez en cuando supongo que nos da a todos. Para empezar la crónica de estas semanas, dejo constancia de esta primera novela de la saga de Bevilacqua y Chamorro.

"El cuerpo desnudo de una joven austriaca pende atado de las manos en un chalet mallorquín. Ni los signos de violencia, ni la pestilencia de una muerte estival ocultan su inquietante belleza. En el revólver hallado en la basura abundan las huellas de una sesentona suiza de fama libertina, pero la vida turbia de la joven, Eva Heydrich —un ser irresistible consagrado tanto al placer como a la destrucción—, sugiere que la sencillez del crimen es tan sólo la punta de un iceberg. En Madrid, la Guardia Civil confía el caso al experimentado sargento Rubén Bevilacqua, o «Vila» para sus compañeros, ex-psicólogo desempleado para quien Jung era sólo un aficionado, y a la inexperta agente Virginia Chamorro, cuya eficacia policiaca será puesta a prueba por primera vez. De incógnito entre nudistas teutones, turistas desenfrenados y mafiosos locales, Bevilacqua y Chamorro se adentrarán en el reverso oscuro de una apacible urbanización mallorquina tratando de desentrañar los últimos días de la joven asesinada."

Después de leer "La estrategia del agua" me apetecía reconstruir la serie de la pareja de guardias civiles y hay que reconocer que el inicio es ya espectacular. Una novela divertida, muy bien escrita y con todos los ingredientes del género. 

El autor la presenta así en su web: 

«Esta novela fue escrita entre el 22 de agosto y el 25 de septiembre de 1995. La idea rondaba desde hacía un par de años por mi cabeza, y en esos treinta y cuatro días febriles, aprovechando en parte mis vacaciones, pasó "de las musas al teatro" que diría Lope de Vega. Han sido los treinta y cuatro días más fructíferos de mi vida, porque en ellos les di forma novelesca al sargento Rubén Bevilacqua y a la guardia Virginia Chamorro, que no han dejado de traerme suerte desde que nacieron. Esta primera aventura suya obtuvo el Premio El Ojo Crítico 1998.»

Creo que ya no me cabe duda de que voy a leer o releer toda la saga. 




3 comentarios:

Jesús MB dijo...

Llevo tiempo queriendo leer algo de Lorenzo Silva, y me atrae los libros que cuentan con Bevilacqua. ¡A ver si pronto tengo la ocasión!

Buena entrada.

Elena Rius dijo...

De esta novela me atrajo el que, además de crear a una pareja de personajes que (como se vio posteriormente) dan mucho juego, el autor es capaz de mezclar el género policacio con el sentido del humor (véase la desternillante escena de la playa nudista)y además de una manera sumamente eficaz. Algo poco frecuente y que me hizo adicta desde el principio a la serie de Bevilaqua y Chamorro. Te recomiendo que sigas con ella, creo que no te defraudará, aunque sin duda unos libros te gustarán más que otros.

Gww dijo...

Espero que la recuperación del diario sea fructífera y larga (sí, a todos nos ocurre, al menos a mí).

Y, como siempre, otra interesante novela de este autor del que apenas conozco algo que no sean sus artículos. Así que, tomo nota.
saludos.