miércoles, 11 de agosto de 2010

"Bilbao-New York-Bilbao", de Kirmen Uribe



Vuelvo de unos días de vacaciones en el País Vasco, después de algún tiempo sin ir por esas tierras. Aprovecho para recomendaroslo sin reservas. Es uno de los paisajes más hermosos que se pueden contemplar en Europa, esa mezcla continua de mar y montaña, de bosques y ríos, y también de cultura. Por no hablar de la comida. Pero lo más importante es que la gente es absolutamente maravillosa. Es uno de esos lugares a los que hay que volver siempre, y a ser posible, sin dejar pasar mucho tiempo.



Me llevé para leer en el viaje un libro que tenía fichado hace tiempo, la primera novela de Kirmen Uribe, un vasco de Ondarroa que tiene publicadas varias obras de poesía y trabajos multimedia, y que escribe en euskera, aunque ya antes de esta obra, algunos de sus títulos como el poemario "Bitartean heldu eskutik" (Mientras tanto dame la mano,2003), habían sido traducidos a varios idiomas.



"Bilbao-New York-Bilbao" cuenta, de una forma voluntariamente fragmentaria y dispersa, con una técnica que me atrevería a decir impresionista, la historia de tres generaciones de la familia del autor. El abuelo Liborio Uribe, marino, que pasó toda su vida en la mar, a bordo del "Dos amigos". Su hijo José, patrón de barco, del "Toki Argia", que seguirá los pasos de su padre por las costas de Escocia. Y el nieto Kirmen, narrador y a la vez personaje, que busca reconstruir su historia familiar y nos la va contando a medida que el también avanza en su reconstrucción. Pero a partir de estas tres personas, Kirmen nos presenta una galería de personajes del entorno de las tres generaciones, que a modo de pinceladas van componiendo un cuadro mucho más completo de la familia, y a partir de ahí, de la propia historia personal y social.



La novela se estructura a partir de un vuelo del autor desde Bilbao a Nueva York y va construyendose poco a poco a modo casi de diario o memoria. Un recuerdo lleva a otro y poco a poco el conjunto adquiere una gran coherencia y deja un recuerdo inolvidable al lector. La delicadeza y sensibilidad con la que escribe Uribe ayuda a crear un clima especial, casi poético.



En algún momento no he podido dejar de acordarme de Vila-Matas, en el sentido de la presencia permamente del propio autor, de forma que nunca queda claro si estamos ante una novela o ante unas memorias, pero en el fondo eso que importa. La literatura y la vida.



La única pena es que me duró apenas dos días y porque lo leí a ratos, entre descansos de largos paseos por los bosques y la costa de Euzkadi, entre Hondarribia, el Chillida-Leku o el parque de Aiako Harria, pero tal vez esa brevedad es también una de sus virtudes. Creo que me ayudó a entender mejor el País Vasco y sobre todo, a su gente. Un libro excelente y un autor al que habrá que volver sin ningun duda.






Links: A un fragmento del libro, uno de los más bonitos, leído por el autor:


6 comentarios:

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Me ha encantado la reseña y me alegra saber que tú también has disfrutado mucho con este libro tan especial. Además, qué mejor escenario para leerlo que la propia Euskadi. Y tienes razón, todos estamos deseando volver a leer a Kirmen Uribe. Un abrazo.

Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

Golem dijo...

Siempre que viajo, si puedo, me gusta leer autores que ayuden a entender el paisaje y la gente que estoy visitando. Kirmen Uribe, sin duda cumple esa misión perfectamente.

Eskerrik asko

Teresa dijo...

Yo también he leido este delicioso libro. He rastreado los murales y he paseado por esas tierras.
Me ha encantado como has hecho la reseña.
Un saludo
Teresa

Golem dijo...

Gracias Teresa, por tus palabras amables. Me alegra que te haya gustado la reseña.

Saludos

Gww dijo...

Agradezco tu recomendación de visitar unas tierras que no resultan simpáticas a todo el mundo pese a sus innumerables maravillas, la primera de ellas, sus gentes. He vivido allí bastantes años y sólo guardo buenos recuerdos. En cuanto al libro, nuevamente lo tengo en reserva para encontrar un momento en el que lo pueda leer tranquilo y a gusto, de manera relajada que creo que es el modo en que mejor lo saborearé.

Saludos.

Golem dijo...

Gww: Seguro que encuentras ese momento tranquilo para poder leer el libro. Pero en cualquier caso, se deja leer bien de forma fragmentada. Y sobre el País vasco, creo que hay que romper tópicos y animar a la gente a ir para allá.

Un abrazo