domingo, 24 de mayo de 2009

"Valencia en blanco y negro"

A veces los bancos o las cajas sirven para algo más que prestar dinero, máxime en los tiempos que corren, en los que precisamente no están cumpliendo su función principal, y no sueltan la liquidez ni pagándoles. Ya se sabe, aquello de que la banca te presta el paraguas cuando hay sol y corre a quitártelo cuando llueve.

Bueno, pues por lo menos, Caja Madrid editó a final de año un libro excelente, lleno de fotografías en blanco y negro de la Valencia de finales del XIX y principios y mediados del XX, que presenta una ciudad en pleno cambio, en la que el tranvía empieza a convivir con los primeros coches y en algunos casos, como en la foto de bajo, todavía se pueden ver las viejas tartanas en las puertas de las Torres de Quart.


El libro es absolutamente recomendable para los que amamos esta ciudad contradictoria, cada vez más moderna en el mejor y en el peor sentido de la palabra, y que sin embargo a veces, no termina de abandonar un cierto olor a rancio. Seguro que ver estas viejas fotografías, a todos los que pasamos nuestra infancia en sus calles, nos produce un pequeño escalofrío de nostalgia.




4 comentarios:

Carmina dijo...

suerte que a veces los bancos regalan libros que valen la pena, los libros con fotografias suelen ser bastante caros, sobre todo si estan bien editados.

Isabel Romana dijo...

Como dice carmina, a veces los bancos hacen buenos libros. Otras... Besitos, guapo.

Cornelivs dijo...

Un abrazo...!

Gww dijo...

Cuando veo fotografías de lugares que conjocí y en los que viví en mi infancia tengo un cierto sentimiento contradictorio; de un lado, cierta nostalgia, de otro una pequeña punzada que interpreto como "¿pero yo viví allí?, parecen imágenes de hace siglos". Quizá es que yo esté envejeciendo peor que las imágenes que veo.

Un abrazo.