lunes, 31 de octubre de 2011

"Post Mortem", de Patricia Cornwell


Leí a principios de Septiembre que el Premio Internacional de Novela Negra RBA de este año se le había adjudicado a Patricia Cornwell. La noticia me pareció un poco chocante, ya que se supone que se presentaba la novela de forma anónima, pero poco anonimato cabe en una novela protagonizada por la doctora Scarpetta.

Navegando un poco en la red me encontré con una corriente generalizada bastante crítica con la autora y con la evolución de sus novelas. Mis recuerdos, sin embargo, no eran tan negativos, así que decidí releer por curiosidad el primer libro de la serie, este "Post Mortem" publicado en 1990, para volver a hacerme opinión propia.

Mi impresión, al menos sobre este libro, no ha sido tan negativa. En primer lugar, creo que la autora tiene el mérito de abrir un campo, el de los investigadores forenses, que tan fructífero ha resultado después. Aunque sólo haya servido para permitir años después la aparición de un personaje como el genial Grissom (CSI Las Vegas), ya valdría la pena. Pero en segundo lugar, la propia novela no está mal. Tiene su ritmo y su tensión y está bien resuelta. Y tiene su gracia ver las primeras apariciones de técnicas, como el ADN, que hoy forman parte de la cultura general.

Es posible que la evolución del personaje no convenza y que las historias sean muy repetitivas en su planteamiento y desenlace, como recogen algunas críticas. Pero esta primera entrega no estaba nada mal.


PD: Tenía programada esta reseña para más adelante, pero me acabo de dar cuenta que junto a Frankestein forma un conjunto muy apropiado para esta noche de Halloween.

8 comentarios:

jiescribano dijo...

Esta es la única novela de Patricia Cornwell que he leído y coincido con tu opinión. No está mal. No obstante no tengo demasiado interés por leer el resto de la serie. Quizá sea más por la cantidad de libros que tengo por leer que me apetecen más en principio.

Golem dijo...

Me pasa lo mismo. Hay muchos libros más apetecibles. Sin ir más lejos el nuevo de Theorin.

Saludos

Laura Uve dijo...

He leído unas cuantas de Cornwell y las he disfrutado. Ahora me gustan más otros autores pero patricia Cornwell siempre entretiene.

Un abrazo!!

Elena Rius dijo...

Fui adicta a la doctora Scarpetta durante las primeras entregas, pero me decepcionó la deriva de la serie, siempre lo mismo y cada vez con más morbo gratuito. De todos modos, no descarto volver ala serie alguna vez, al menos con ella uno siempre sabe a lo que va.

Giulietta dijo...

Golem,¿me puedes decir cuál es el nuevo de Theorin? He leído recientemente "La hora de las sombras" y "La tormenta de nieve" y me he quedado con ganas de más. Ha sido todo un descubrimiento.

Golem dijo...

Laura y Elena:

Yo también leí varias de las novelas en su día y me parecieron muy entretenidas. Releer ahora "Post-mortem" era simplemente para probar, porque en la red encontraba posiciones muy críticas. A mí ahora no me ha dejado mal sabor de boca. Lo que pasa es que es imposible leerlo todo y cada día es más difícil elegir. Esta mañana me he dado una vuelta rápida por una librería y he salido sin comprar nada, creo que por exceso de estímulos. Por cierto, me ha parecido ver precisamente la nueva novela de Conrwell, la del premio. Pero de momento, la autora no entra en mis planes inmediatos.



Giulietta:

El libro de Theorin, que espero que caiga como tarde para Navidad, se llama "La marca de sangre". Te dejo un enlace con una referencia:

http://libros.fnac.es/a616603/Johan-Theorin-La-marca-de-sangre

Giulietta dijo...

Muchas gracias por la información, Golem.
¿Alguien a leído "No confíes en nadie" de SJ Watson. Tiene muy buenas críticas,pero me gustaría saber la opinión de alguien si lo ha leído.

Lammermoor dijo...

Soy una de las que leyó con gusto las primeras entregas de Scarpetta pero terminó abandonándola porque no le gustó la evolución del personaje.
Ahora, con la cantidad de nuevos y desconocidos aunque antiguos autores, no tengo el más minimo interés en volver a ella.

P.D: Theorin está en mi plan infinito, intentando hacerse un hueco.