martes, 29 de diciembre de 2009

Memorias de lectura - A modo de inventario (2)

Igual que hice en octubre, a modo de liquidación por fin de temporada, dejo inventario de las lecturas del trimestre que no han encontrado un hueco propio. Casi ninguna merece quedar en el olvido.


1.- Arturo Pérez Reverte. Continuación de la serie de Alatriste. El tercer y cuarto libro. La triste historia de los españoles en Flandes en "El sol de Breda". Una aproximación magistral a lo que hay detrás de la historia, a sus verdaderos protagonistas, los que apenas si se ven en segundo plano en los grandes frescos, por ejemplo en el famoso cuadro de las lanzas de Velázquez. Y otra visión del comercio con las Indias en "El oro del rey". Ambas novelas excelentes, aunque me gusta más la primera. Me ha divertido ver como Arturo Pérez Reverte aprovecha las novelas para homenajear a sus amigos (Manuel Rivas, Juan Eslava Galán, Saramago), convirtiéndoles en personajes de sus historias, buenos soldados, fieles y leales. Y de paso, se cobra alguna vieja deuda pendiente, haciendo por ejemplo, que Alatriste mate en duelo a algún personaje que casualmente se llama como su ex-jefe García Candau.










2.- "Eva", de James Hadley Chase. Un clásico de la novela negra americana. Eva como arquetipo de la "femme fatale", capaz de llevar a la locura máxima a un hombre. Para mi gusto, la novela ha envejecido muy mal. No me gustó. Seguro que hay otras opiniones, pero a mi me defraudó enormemente. No resulta creíble en absoluto. Por si a alguien le interesa, el director inglés Joseph Losey filmó la película en 1962, con Jeanne Moreau y Stanley Baker como protagonistas.




3.- Ian Rankin. Es la primera novela que leo de un autor del que he visto buenas referencias en la red. Y es una pena que la primera sea precisamente la de la jubilación del inspector John Rebus, la que hace 17 de su serie. Ya he dicho otras veces que me gusta leer estas sagas en orden, porque en muchos casos ganan en matices, en detalles que no se aprecian si no se tiene toda la información. Leída de forma aislada, me ha parecido una buena novela, pero no excepcional. Bien ambientada en un Edimburgo en plena efervescencia nacionalista, lo mejor de la novela es, con diferencia, el personaje del viejo inspector Rebus. Tal vez me anime a volver atrás, pero debo reconocer que me da un poco de pereza. Agradecería alguna sugerencia sobre cuales serían los mejores títulos de la serie.





4.- "El color del sol", de Andrea Camilleri. Entre tanto título negro, un pequeño relato sobre uno de los pintores más oscuros de todos los tiempos, Caravaggio. Por lo que sea, no me libro del negro. El escritor siciliano escibe un pequeño divertimento, a partir de un supuesto diario del pintor encontrado en una casa de Siracusa.


Copio aquí, por pereza de contar más, el texto de la contraportada: "Hombre de costumbres disolutas al que sigue rodeando cierta aura de "artista maldito", el genial Caravaggio es objeto de este original ejercicio de estilo con que Andrea Camilleri sorprenderá una vez más a su numerosa legión de fieles lectores. En una pirueta narrativa con tintes de rocambolesca aventura personal, el propio Camilleri se convierte en personaje del relato al recibir, en el transcurso de un viaje a Siracusa, un mensaje de un desconocido que lo convoca a una cita secreta. Por deformación profesional, Camilleri es incapaz de resistirse a la tentación de un misterio que llama a su puerta y acepta dejarse llevar clandestinamente hasta un lugar en el campo donde descubrirá un precioso manuscrito de Caravaggio que ha permanecido oculto durante cuatrocientos años. Así, los supuestos diarios del gran maestro de la pintura italiana constituirán una suerte de relato criminal, plagado de sombras, extravíos y curiosidades, y una brillante exploración de los aspectos más profundos del mundo del barroco y de las contradicciones de un artista único. Una nueva demostración del inagotable impulso creativo de Andrea Camilleri, quien, con su habitual mezcla de rigor y viveza, otorga voz propia al inmortal maestro del claroscuro."

Agradable de leer, pero tampoco excepcional. Me gustó más "La muerte de Amalia Sacerdote".



5.- Después de acabar "El veredicto", que ya comenté el mes pasado, leo una de las novelas pendientes de la serie de Harry Bosch, "Pasaje al paraíso". Excepcional. Buenísima. De las de no poder parar de leer. Por algo Connelly se ha convertido en una de las referencias indiscutibles de la novela negra reciente. Ambientada entre Las Vegas y Los Angeles, es un ejemplo magistral de como se pueden ir dando vueltas de tuerca a una historia, de forma que todas las piezas acaben encajando al final de forma perfecta. Genial. Mucho mejor que "El veredicto", que a medida que la reposo, me deja un sabor de boca más justo, de obra mal acabada.




6.- Y el último libro del año, el cuarto volumen de la serie de Philip Kerr sobre la Alemania nazi y sus secuelas, con el detective privado Bernard Gunther como protagonista. Debo reconocer que cada vez me gusta más la serie. Kerr ha corregido algunos de los excesos de las primeras entregas y consigue un tono narrativo entre sarcástico, irritado y amargo, que se adapta perfectamente a la dureza de la historia. En esta entrega, ambientada ya en la Alemania y Austria de postguerra, Gunther se enfrentará a la complejidad de una situación en la que conviven ex-nazis tratando de huir de su pasado con unas fuerzas de ocupación con intereses a veces contradictorios frente a la amenaza rusa. Al final, nada es lo que parece en una trama que va avanzando a saltos, perfectamente construida, precipitando en un desenlace que prefigura lo que será la siguiente entrega. Creo que en el 2010 habrá que leer sin falta los dos últimos títulos de la saga. La novela es francamente recomendable, porque además del propio interés del argumento, acaba componiendo un fresco excepcional de la situación en la Alemania de postguerra y de como se pusieron las bases de la futura reconstrucción, en un contexto histórico que al menos a mí, me resulta absolutamente apasionante. Kerr maneja extraordinariamente bien la intersección de sus personajes ficiticios con los personajes reales de la época, en este caso en particular, por ejemplo, con Adolf Eichman. Es claramente , un autor a seguir.



6 comentarios:

Jose Ignacio Escribano dijo...

Gracias por tus comentarios, todos muy interesantes. Aunque vi la película de Joseph Losey hace tiempo, la verdad es que la recuerdo muy mal. También estuve hojeando la novela de Camilleri que has comentado y por el momento la he deshechado, y eso que me gusta mucho la pintura. Pero me has animado a leer la novela de Michael Connelly y las de Philip Kerr.

Carmina dijo...

Tu inventario no tiene desperdicio tenemos la misma mania, leer las sagas por el principio, yo tengo dos pendientes, la de mankell y la de philp kerr a ver cuando me pongo manos a la obra

alestedemadrid dijo...

Ya me he apuntado la de Kerr que estos días de lluvia parece adecuado algo de novela negra.
Me alegré de seguir tu recomendación de leer "el último símbolo" con gripe. Yo tenía sólo catarro pero me valió igual. Feliz 2010.

Isabel Romana dijo...

No conozco a muchas personas tan aplicadas en la lectura como tú, fab. Espero que el próximo año te traiga buenos libros y, sobre todo, muchos planes, alegrías y realizaciones. Un abrazo muy fuerte.

fab - golem dijo...

Gracias a los cuatro por vuestro cariño. Espero que a todos el 2010 nos traiga muchas ilusiones y sueños realizados. Y también buenos libros.

Un fuerte abrazo.

ARIODANTE dijo...

Si, la verdad es que tus comentarios ayudan y dan ideas; hace poco que me leí el de Camilleri, y, como soy amante del arte y en concreto me interesa mucho Caravaggio, lo encontré muy atractivo. Un bocado breve, pero precisamente esa brevedad le da un carácter especial. De Kerr tengo esperando en mi biblioteca sus Violetas de Marzo. Y de Mankell, sus Profundidades. Veremos si a primeros de año les echo un vistazo.
Saludos y ¡Feliz Año a todos!