jueves, 23 de julio de 2009

"La mujer de verde", de Arnaldur Indridason




Después de un hombre sonriente, una mujer de verde.

Pero el verdadero color del libro no es el verde, sino el negro, negrísimo. Wallander es la alegría de la huerta al lado del inspector Sveinsson. Muy duro, durísimo. Sobre todo, porque al lado de la delincuencia económica o de las historias de crímenes de otras novelas, el autor lo que de verdad nos cuenta es una simple historia de malos tratos en una familia. Y precisamente por eso, el libro se hace a veces insoportable, porque traslada a la perfección la angustia y la tensión de los personajes, tanto de la mujer como de los hijos. Una novela triste, cargada de amargura, que sólo al final permite abrir una luz a la esperanza.

También la idílica Islandia esconde sus secretos. Una Islandia gris, dura, lejos de la visión idílica de isla de naturaleza casi virgen. La novela negra casi siempre es urbana, y aquí también lo es, o casi.

Estos nórdicos están empeñados en hacernos creer en los últimos años, que son tan malos como todos los demás, de lo cual no sé si alegrarme, o acabar de hundirme.

Por lo demás, una novela apasionante, de las que no se pueden parar de leer. La compré en el aeropuerto en Madrid, y me la acabé casi en las tres horas de vuelo a Sofía. No es imprescindible, pero si se lee, deja huella.


PD: ¿Porqué si el título original del libro es "Grafarþögn", que según el propio traductor significa 'silencio sepulcral' o 'silencio de la tumba', el editor español escoge como título el de 'La mujer de verde'?. La versión inglesa, por ejemplo, es literal. No lo acabo de entender.



Links: A la página en francés de la Wikipedia, la más completa que he encontrado sobre el autor: http://fr.wikipedia.org/wiki/Arnaldur_Indri%C3%B0ason





4 comentarios:

SUSANA dijo...

Qué coincidencia Fab! Días pasados, buscando info sobre una leyenda de Islandia, encontré precisamente los comentarios de este libro!

Peeeeero tus reseñas son inmejorables! Buena compañía para un viaje!

Muchas Gracias! Un abrazo!

Isabel Romana dijo...

No la voy a leer. Tu crónica me ha estremecido y, la verdad, no me encuentro con ánimos de leer un libro tan asfixiante y angustiante. Me conformo con tu reseña... Besitos.

lammermoor dijo...

Hola, Fab. Poco puedo añadir a lo ya dicho. Coincido contigo en que me llamó la atención que eligieran como título "La mujer de verde".
Y sí, tienes razón. Es de las novelas que deja huella.
Un saludo

Cecilia dijo...

Realmente se pasa mal con la historia de la mujer maltratada, se siente rabia y angustia. Pero, ¿no te parece que después de tantos años de inmunidad, se descubra y se censure a esos tipos (y tipas, si las hubiere) tan crueles y tan cobardes, que convirtieron en tragedia las vidas de sus familiares? A nivel social, ya no gozan de esa inmunidad, ya pocos se atreven a asegurar que los malos tratos en casa son cosa de la pareja. Pero a nivel de literatura todavía hay mucho que contar.
De todos modos, el libro (de tan mal título, de acuerdo) se lee con interés. Elendur es un hombre triste, lo dice el autor, pero tiene un grado enorme de ternura. Con su hija y con su historia familiar, que se cuenta en otro libro, en La voz.
Yo me he enganchado a Islandia este verano con Erlendur. Sólo me queda leer Las Marismas y desear que cuanto antes se traduzcan los demás libros.