sábado, 3 de octubre de 2009

"Pálido criminal", de Philip Kerr


Segunda entrega de la tetralogía Berlin Noir. No voy a añadir mucho más a lo dicho anteriormente sobre "Violetas de Marzo". De nuevo tengo esa sensación ambivalente. Quizás, como decía Susana en su comentario, la ambientación y la trama detectivesca lo hacen irresistible desde su arranque y es imposible dejarlo. Pero a la vez, deja una ligera sensación de falta de verosimilitud. Y eso que, justo es decirlo, este segundo volumen es para mí claramente superior al primero. Pero pese a todo, me deja un cierto regusto de insatisfacción.

Contradicción permanente como véis.




3 comentarios:

SUSANA dijo...

Creo entenderte Fab. A veces los autores -aún con buen material- no logran llevarnos de la mano al "inside" de la historia. Esa ambivalencia que mencionás suele darse cuando nos dejan como expectadores, en el umbral.

Mi teoría es que no conocen suficientemente el territorio. Escribir bien, como sabemos, es sólo una parte del trabajo. Hay sutilezas de ambientación que solamente se capturan, o bien cuando el autor alguna vez transitó el escenario que describe o bien lo investigó profundamente.

Muchas Gracias Amigo!
Un fuerte Abrazo!

Isabel Romana dijo...

Ay, que me entra miedo al leer el comentario de nuestra querida Susana. Yo que no he transitado nunca por Cartago... Besitos.

Cornelivs dijo...

Un fuerte y afectuoso abrazo, amigo.